El proyecto ZERO-WASTE en el Día Internacional de Concienciación sobre el Desperdicio de Alimentos

Este 29 de septiembre ha sido declarado por Naciones Unidas el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. Una fecha que busca llamar a la acción tanto al sector público como al privado sobre este acuciante problema, con la finalidad de "reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos a fin de restaurar y reconstruir mejor y de lograr sistemas alimentarios con capacidad de resiliencia".

No es un asunto trivial: según datos de la FAO, se estima que se desperdicia el 17% de la producción total mundial de alimentos (el 11% solo en los hogares). Esto significa también un desaprovechamiento de los recursos que se utilizaron en su producción y repercute, por ejemplo, en la generación de gases de efecto invernadero.

La reducción del desperdicio de alimentos se convierte pues en una cuestión vital que se alinea con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el número 12: Producción y consumo responsables - Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. En ese sentido, es fundamental desarrollar la educación en materia alimentaria para concienciar sobre el problema.

En esta línea se mueve ZERO-WASTE, proyecto ERASMUS + iniciado en diciembre de 2020 y con una duración de dos años cuyo objetivo principal es promover la inclusión social de las zonas rurales en el ámbito de la educación, con contenidos científicos relacionados con la reducción del desperdicio alimentario. Adicionalmente, se persigue también mejorar el desarrollo profesional del profesorado mediante la creación de herramientas de gamificación educativa con contenido científico.

ZERO-WASTE reúne a un consorcio de organizaciones procedentes de cuatro países europeos: el Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2), Esciencia Eventos Científicos y la Federación Aragonesa de Municipios Comarcas y Provincias (FAMCP) por España: PREVIFORM por Portugal; Spektrum Educational Center por Rumanía; y SITES por Irlanda. El IA2 se encarga del desarrollo de los contenidos científicos del proyecto.

Durante su desarrollo, ZERO-WASTE pretende alcanzar su objetivo global mediante la consecución de otros más específicos:

  • Reforzar el apoyo a los profesores de adultos y su desarrollo de habilidades básicas y competencias clave.
  • Desarrollar instrumentos de gamificación relacionados con el desperdicio alimentario.
  • Crear una red innovadora, internacional y multidisciplinar de profesionales de diferentes áreas.
  • Crear un contenido científico sobre el desperdicio de alimentos.
  • Construir una red de colaboración de actores locales, regionales, nacionales y europeos comprometidos con el problema.
  • Sensibilizar a la sociedad sobre el desperdicio de alimentos y sus consecuencias.

Cuando finalice el proyecto, se habrá generado contenido científico sobre el desperdicio alimentario abordado desde diferentes perspectivas. También se habrá desarrollado una metodología de formación y herramientas de apoyo basadas en la gamificación, además de puesto en marcha una plataforma de formación on-line donde estarán disponibles los contenidos del curso. Finalmente se confeccionará una "Guía de Buenas Prácticas".

Se espera que se beneficien de estos resultados los profesionales del sector de la formación por un lado, y por otro los propios consumidores, ya sean particulares o colectivos como asociaciones de consumidores, comedores escolares, etc.

Más información: https://www.euzerowaste.com/