Se crea la Cátedra ‘Casa Matachín’, impulsada por el IA2

El pasado viernes, 16 de febrero de 2018, la vicerrectora de Transferencia e Innovación Tecnológica, Pilar Zaragoza; y el director general de Aves Nobles y Derivados S.L, David Botaya; firmaron el convenio de la creación de la cátedra “Casa Matachín” con el fin de fomentar la docencia, la investigación y el desarrollo dentro del área de la alimentación. El objetivo central de la Cátedra Casa Matachín, que hace la número 62 de la Universidad de Zaragoza y qie será dirigida por Rafael Pagán Tomás, director del IA2, será el de establecer un marco de colaboración estable para el logro de objetivos de interés común relacionados con la alimentación.

Desde la cátedra “Casa Matachín” se pretende trabajar en tres ejes prioritarios, que serán: la investigación a través del desarrollo de proyectos conjuntos, la divulgación científica a la sociedad con el fin de impulsar una alimentación sana y saludable, y la formación mediante el apoyo a la realización de tesis y proyectos fin de carrera y la concesión de premios y becas. También pretende ser un foro de debate de referencia en esta materia a través de intercambios con otras universidades, seminarios, talleres, cursos, formación permanente y profesional. “Con esta Cátedra queremos reiterar nuestro compromiso con la investigación y la innovación en el sector alimentario, claves en la creación de valor, así como fomentar hábitos de alimentación saludable, equilibrada y de calidad entre la sociedad”, explica Botaya.

Aves Nobles y Derivados S.L que comercializa productos bajo la marca Casa Matachín, comenzó su andadura en 1990. Durante todo este tiempo, han aplicado los conocimientos acumulados en varias generaciones y las recetas originales que les han permitido desarrollar productos que mantiene esta esencia. La firma se constituyó cuando Miguel Botaya abrió un pequeño obrador en Zaragoza donde empezó fabricar este tipo de productos de forma artesanal. Un cuarto de siglo después, Casa Matachín mantiene el carácter familiar. David y Juan Botaya, los dos hijos del fundador se encargan de la dirección general y de la producción, respectivamente, combinando la filosofía original de la empresa con las modernas técnicas de gestión y con la implantación de los avances tecnológicos que garantizan la calidad y seguridad alimentaria en todos los procesos. Actualmente la empresa, integrada en el grupo PADESA, cuenta con más de 400 trabajadores.